Storyline y los accionadores

By 2 junio, 2016 abril 13th, 2018 Blog

Esto de trabajar con Storyline es una sorpresa tras otra… algunas, la mayoría, en forma positiva; otras, la minoría, en forma de “¡¿cómo es posible que pase esto?!”.

Te cuento la última: un cliente me encarga un curso y decidimos hacerlo mediante distribuidores que remiten a distintas escenas y, una vez visitadas todas las pantallas, desde el distribuidor nos dirigimos a una escena final. Hasta ahí, todo correcto: conceptualmente para un curso sobre Políticas de Uso de Sistemas de Información, parece una muy buena opción y didácticamente conseguimos un nivel de interacción alto, pues en cada escena habrá un ejercicio que autoevalúe el contenido correspondiente.

Para que el alumno deba estar atento a los contenidos, decidimos inhabilitar el botón siguiente hasta que una serie de variables (aproximadamente unas 70) se ejecuten después de que el alumno interactúe con el curso. Hasta aquí todo correcto.

Evidentemente, al revisitar los contenidos, como siempre, el alumno podrá revisarlo sin necesidad de volver a hacer todas las interacciones ni contestar a las preguntas que le hemos formulado… Parece evidente, pero no… para Storyline nada que sea lineal no le parece evidente, que no quiere decir que no se pueda hacer.

Al hacer los testing del curso en cuestión, uno se da cuenta que todo funciona correctamente, al cliente le encanta el formato y la conceptualización del contenido pero surge un problema: A veces, sí, a veces de forma totalmente aleatoria, el curso, al revisitarlo desde el botón anterior, se vuelve loco y no deja seguir hacia adelante… ALEATORIAMENTE… eso es lo peor.

Ante eso, no queda otra que revisar las variables y su ejecución, parece lo más obvio… pero lo obvio no siempre es lo correcto. Uno se pasa horas revisando el programa y al final de la noche llega a la siguiente conclusión:

A veces, porque Storyline tiene eso, que siempre es a veces, el curso tiene problemas al elegir la prioridad con la que ejecuta los accionadores.

Para entenderlo: si ponemos un accionador que diga “ir a tal diapositiva” y luego otro que diga “cambia el estado del botón X”, el segundo no lo ejecuta cuando debe, porque da la sensación que “no le da tiempo a ejecutarlo”. Vamos, que Storyline se hace, con perdón, un lío tremendo con el orden de los accionadores y por eso a veces funciona y a veces no… y por eso a veces te dan ganas de pegarle una patada, porque aunque utilices la lógica más absoluta en la programación, Storyline no te deja ordenarlos y claro, se vuelve loco y decide no ejecutar ninguna de las órdenes que le hemos programado.

storyline

Ante esto tienes dos soluciones:

  1. Hacer cosas sencillas.
  2. Intentar comprender la lógica del software y, como ya dijimos alguna vez, “engañarlo” siguiendo su propio lenguaje…

A pesar de todo, e intuyendo algunos comentarios, continuo pensando que Storyline es una gran solución si eres capaz de ir más allá y no amedrentarte.

Continuaremos storyleando… porque los retos siempre son bienvenidos.

Join the discussion 2 Comments

Leave a Reply

© Copyright 2018 Designtraining

Usamos cookies para brindarle la mejor experiencia en línea. Al aceptar que acepta el uso de cookies de acuerdo con nuestra política de cookies.

Privacy Settings saved!
Configuracion de Privacidad

Cuando visita un sitio web, puede almacenar o recuperar información en su navegador, principalmente en forma de cookies. Controle sus servicios personales de cookies aquí.

Estas cookies nos permiten contar las visitas y las fuentes de tráfico, para que podamos medir y mejorar el rendimiento de nuestro sitio.

Realizamos un seguimiento de la información anonimizada del usuario para mejorar nuestro sitio web.
  • _ga
  • _gid
  • _gat_gtag_UA_12625315_1

Rechazar todos los servicios
Acepto todos los servicios