Sant Jordi y e-learning

By 23 abril, 2013Blog

Últimamente pienso que la historia de San Jordi debería inspirar a George R. R. Martin a la hora de escribir Game of Thrones. Dragones, princesas, sangre, castillos … Lo que no tengo tan claro es donde se desarrolla la historia, si en “Invernalia”, en “El Muro” o en “El Este” … en cambio, lo que sí es meridianamente claro es que Daenerys Targaryen sería la princesa y que posiblemente San Jordi sería Eddard Stark y que el dragón sería el impresentable Joffrey Baratheon. Es una tentación hacer un paralelismo entre Game of Thrones y la leyenda de Sant Jordi, pero hoy hablaré de rosas y de e-learning.

El camino de una rosa es largo y complicado. Nace de un arbusto espinoso y suntuoso, sufre enfermedades, hongos, plagas y fisiopatías que hacen de su proceso vital una auténtica tortura. Además, aunque el resultado final (la rosa) es una flor reconocida por su belleza, no deja de ser curioso la cantidad de especies y la cantidad de colores. A veces pienso que se está perdiendo la esencia de la flor, y la esencia no es más que ser la flor roja con la fragancia pura.

Y al e-learning le pasa algo similar … su camino es largo y complicado. También sufre enfermedades, hongos y plagas. En este caso, podríamos hablar de aquellos clientes que quieren lo mejor sin saber lo que quieren, de aquellos expertos que quieren transmitir todo sin escuchar a quien diseña el curso. Pero quizá, la peor plaga es la de aquellos que no se dejan aconsejar. Esto provoca intrusismo, provoca nuevas especies de cursos sin sentido, provoca una utilización de la tecnología irracional, provoca un rechazo por parte del usuario, provoca un gasto absurdo de los presupuestos y provoca, lamentablemente, una pérdida en la eficacia y la eficiencia de los materiales.

Creo que hay más “especies” de e-learning que de rosas … y no sé si eso es bueno.

La esencia del e-learning es que el usuario aprenda. No hay más. Es una esencia clara y precisa que transmite una fragancia llamada conocimiento. Está claro que las tecnologías se deben aprovechar, pero en su justa medida, sin perder nunca el objetivo final de aprender. Y para conseguirlo, no hay que hacer grandes inventos, hay que ser realista, saber lo que quieres conseguir y buscar la mejor manera de hacerlo. Insisto, el e-learning es aprendizaje en el sentido más amplio de la palabra, y esto se puede hacer de muchas maneras.

A veces, nuestro Sant Jordi se parece más al dragón.

Join the discussion 4 Comments

  • Marissa Nadal dice:

    Jordi,
    una bonica reflexió, arrel de la Diada de Sant Jordi… i una foto magnífica!!
    Gràcies!
    PD: Per cert, que passis un bon dia de Sant Jordi, de roses vermelles i sanes, i de llibres interessants. I per cert, Felicitats!!

  • Pau dice:

    Molt bona dia de Sant Jordi i X MOLTS ANYS!!!

  • Josep Maria dice:

    Ara sí que m’has deprimit!!! Porto 13 anys en el tercer paràgraf que has escrit i quan algun cop he aconseguit fer saltar al cinquè o al sisè… Loop! Gira la truita, canvia l’entorn, els actors, les circumstàncies i cap al tercer paràgraf altre cop. Walaa!!! Torna a intentar convèncer que el cinquè és la meta… i així cop rera cop.
    Uff com cansa això! Arribo a la conclusió que els dracs no s’acaben mai. Sant Jordi en pela algun i en domestica algun d’altre però com bolets en dos dies tornem a tenir-los al voltant. Però aquí seguim… Per cert: MOLTES FELICITATS!!! Una abraçada.

Leave a Reply