Reconocer los errores para aprender

By 8 marzo, 2013Blog

Y sigo dándole vueltas a por qué en estos últimos 3 meses he cometido errores poco habituales en mi tarea profesional. Errores que en los últimos 5 años, nunca había cometido.

Quien diga que no es cierto que las circunstancias personales afecten al rendimiento profesional, miente! Llevo unos días intentando saber por qué el nivel de concentración ha bajado. Es una cuestión de orgullo profesional. Mi capacidad de trabajo no se ha visto mermada, pero el control de calidad respecto a los demás sí, se ha visto afectado por una especie de virus de exceso de confianza. En términos generales, los proyectos son perfectos a primera vista, pero en los detalles, nos hemos dejado ir.

Esto me ha llevado ha reflexionar sobre la responsabilidad última del proyecto y en la metodología de trabajo. He tenido el tiempo necesario para pensar en los errores que yo he cometido y en los errores, que yo no he cometido, pero de los que me tengo que hacer responsable. Tengo muy claro que trabajar en equipo es la base para afrontar muchos de los proyectos que tengo la suerte de hacer, pero ahora también tengo claro, que algunas piezas del equipo deben cambiar.
Cuando te demuestran que la confianza que depositas en ellos, por cierto, una confianza muy bien pagada, no se devuelve en profesionalidad, tenemos un problema, bueno, tengo un problema que repercute en mi día a día, en el proyecto y, evidentemente , en el cliente, que no tiene ninguna culpa de la no profesionalidad y el poco compromiso de este tercero.
Queda claro que la necesidad de autoevaluarse y reconocer los errores, asumirlos y expresarlos ante el cliente, es la única manera de aprender, avanzar y conservar la confianza. Siempre he pensado que la confianza es el único valor que hace que me mantenga vivo en estos momentos de crisis por donde mires.
Una de las cosas que he aprendido, es que la adaptación de mi metodología de trabajo a las circunstancias del cliente y del proyecto es imprescindible. Tengo la necesidad de ser mucho más estricto con la calendarización del proyecto, tengo derecho a exigir el cumplimiento de las fases, tengo la obligación de hacer cumplir los compromisos profesionales con mis proveedores.
Debo ser mucho más duro y exigente, primero conmigo, luego con el equipo, y para terminar, de nuevo conmigo.

Leave a Reply