No sé si alguno de vosotros habrá visto alguna vez la serie “Earl” o si habrá leído “Maldito Karma” o “No culpes al karma de lo que te pasa por ser gilipollas”… si tu respuesta es afirmativa, me entenderás, sino, intentaré hacerme entender.

Lo primero que debemos saber es que el karma se resume en una gran ley: La ley de causa y efecto. Es decir, algo parecido al refrán de lo que sembramos es de lo que recogeremos o al de si siembras vientos recogerás tempestades… Quizá no creas en el karma, pero en el refranero, mejor que sí.

Pero no es la única: el karma se nutre de 12 leyes, que no te las voy a explicar, pero de entre esas 12 leyes hay algunas que, como profesional del e-learning, me afectan y, quizá te pueden afectar.

A saber:

  • Ley de la humildad. Se resume en que si vas por la vida pensando que tus clientes o tu competencia son tus enemigos, vas a ser un amargado. Si te crees que los cursos que diseñas son los mejores y no hay nada parecido y te niegas a reconocer que otros hacen cosas igual o incluso mejor que las tuyas, el negocio te va a durar más bien poco. No se trata de agachar la cabeza, se trata de poner en valor tu trabajo sin menospreciar el de los demás. Sin clientes, sin competencia, sin análisis, sin mejoras… tú, como profesional, no valdrías nada. Así que si aplicamos una solución tan sencilla como ser humilde y llevarte bien con los que te rodean profesionalmente, sin mayor interés que colaborar para que todos ganemos, esta ley la cumpliremos y nos acercaremos al bendito o maldito karma.
  • Ley de la responsabilidad. Vamos, que si no eres responsable de tus actos y hechos profesionales, poco vas a avanzar. Si te dedicas al e-learning, es decir, al aprendizaje, y tus productos no ayudan a que los usuarios aprendan, pues apaga y vámonos. Si cotizas a la baja para después ir subiendo el precio a tu cliente, también vamos mal. Si te comprometes a tener un proyecto en x semanas y lo entregas en x+5, pues también vamos mal. La solución es sencilla, incluso más que para cumplir la ley de la humildad: sentido común y si sabes que no eres la persona adecuada, no digas que sí por mantener una cuenta… la acabarás perdiendo por irresponsable y te alejarás del karma.
  • Ley del enfoque. Esta me gusta y mucho. No se puede pensar en dos cosas al mismo tiempo, y si hablamos de aprendizaje, menos. Debemos saber poner el foco en cada una de nuestras acciones profesionales, en cada uno de nuestros proyectos, en cada una de las pantallas que diseñamos. Y tu foco, como el mío, es el aprendizaje. Tu objetivo general es que la gente que hace tus cursos aprendan, y tu objetivo específico es que la gente que hace tus cursos aprendan. Si no lo consigues, no enfocas y desenfocas tu acceso al karma.
  • Ley de la paciencia y la recompensa. Quizá sea mucho más rentable recurrir al aquí y ahora para facturar rápida y cómodamente sin esfuerzo, pero el karma te dice que todas las recompensas requieren de un esfuerzo y que la gratificación será mayor cuanta más dedicación, paciencia y persistencia tengas. De acuerdo que a veces hay que decir que no, que por aquí no paso. De acuerdo que a veces la prisa nos puede y hacemos productos de los que no nos sentimos satisfechos pero que resultan rentables en la cuenta de resultados. Pero… ¿no te apetece tener clientes recurrentes durante años y años? ¿Y que estos clientes estén satisfechos porque haces sus encargos con paciencia e implicándote al máximo?
  • Ley de la importancia y la inspiración. Esta es la última ley, es algo así como que pongas todo tu saber en cada acción para obtener el mejor resultado posible… es tan obvia que no hace falta decir muchas más cosas.

Supongo que llegar al estado máximo del karma en el e-learning debería ser imposible. Jamás dejamos de aprender y, por lo tanto, jamás deberíamos llegar a ese estado supremo, pero eso no implica que nos debamos esforzar para acercarnos al máximo.

La calidad de los contenidos didácticos, el buen uso de las herramientas que nos permiten diseñarlos y distribuirlos, la implicación y participación en el proceso de creación y en el proceso de aprendizaje, el buen hacer de todos los profesionales que intervienen en este proceso (cliente, expertos en contenidos, asesor pedagógico, diseñador gráfico, programador, gestor de la LMS, tutores…) es básico para avanzar hacia ese estado que proporciona algo parecido a la felicidad.

Insisto, no se trata de decir amén a todo, ni de caer en el buenísmo, se trata de poner en valor el e-learning como metodología de aprendizaje y tu profesionalidad.

Quizá el contenido del libro no sea una maravilla ni esté en el refranero, pero recuerda: “no culpes al karma de lo que te pasa por ser gilipollas” (sin ánimo de ofender, claro).

Si no llegas al karma “elearningniano”, siempre puedes escuchar esta canción:

Leave a Reply

© Copyright 2018 Designtraining

Usamos cookies para brindarle la mejor experiencia en línea. Al aceptar que acepta el uso de cookies de acuerdo con nuestra política de cookies.

Privacy Settings saved!
Configuracion de Privacidad

Cuando visita un sitio web, puede almacenar o recuperar información en su navegador, principalmente en forma de cookies. Controle sus servicios personales de cookies aquí.

Estas cookies nos permiten contar las visitas y las fuentes de tráfico, para que podamos medir y mejorar el rendimiento de nuestro sitio.

Realizamos un seguimiento de la información anonimizada del usuario para mejorar nuestro sitio web.
  • _ga
  • _gid
  • _gat_gtag_UA_12625315_1

Rechazar todos los servicios
Acepto todos los servicios