Los lunes al sol

By 3 junio, 2013Blog

Han pasado diez años… y seguimos los lunes al sol.

Parece que no hemos aprendido nada, que no hemos sido capaces de reconducir el flujo laboral y competencial hacia un lunes con sol, pero trabajando. Y ahora no es la reconversión industrial de Vigo, no. Ahora es una reconversión digital de la que nos hemos quedado en un segundo plano, posiblemente por falta de incentivos por parte de quien los tiene que dar. Parece que sólo les ha importado que seamos grandes consumidores de aparatos tecnológicos y que tengamos una conexión más o menos decente, pero se han olvidado que la revolución tecnológica no sólo consiste en comprar aparatos. ¿Quién no tiene un smartphone, o una tablet, o una televisión conectada a Internet? Y eso, en sí mismo, es bueno, muy bueno, pero la pregunta es: ¿por qué seguimos los lunes al sol?

En el sector del e-learning corporativo, al menos el que yo conozco, continuamos estancados en los materiales y conceptos de hace 10 años. Todo, o casi todo, se basa en cumplir el estándar SCORM 1.2 y cierta interactividad en los cursos, pero seguimos con el mismo problema que hace 10 años. Ni los expertos de la organización son capaces de entender que la transmisión de conocimiento puede ser eficaz saliendo del esquema preestablecido ni los diseñadores que nos dedicamos a la elearning somos capaces de convencerlos. Y cuando se intenta, nos encontramos con un problema … sigue siendo lunes y seguimos estando al sol.

Está claro que innovar implica por nuestra parte un ejercicio de conceptualización, de estudio y, sobre todo, una inversión que a menudo, por no decir siempre, es difícil asumir. El apoyo por parte de las instituciones públicas mediante los ICO o similares es, sencillamente, abrupta e incluso desesperanzador. Así que sólo nos queda intentar asumir esta inversión a nivel privado … y así nos va … hipotecando la vida entera para continuar los lunes al sol.

Quizá pensarás que la inversión en creatividad y en la conceptualización de contenido no se puede medir a nivel económico, pero yo te digo que sí. Los autónomos, o freelance (que está más de moda), que nos dedicamos a esto del e-learning tenemos la obligación de no dejar de pensar en las soluciones más creativas, más económicas y más cómodos para nuestros clientes y, si tenemos suerte, debemos pensar mientras producimos, porque los recursos son escasos. Además, la inversión en creatividad y en nuevos modelos de aprendizaje implica, sí o sí, invertir en desarrollo tecnológico y, por tanto, invertir en nuevo hardware, nuevo software y en algún profesional que te ayude a programar esto tan chulo y especial que has pensado. Sabes lo que eso significa? Que o el asumes o no avanzamos y, por tanto, seguimos los lunes al sol.

Un ejemplo clarificador: ¿Por qué no me funciona un curso realizado en Flash en mis dispositivos móviles? (Recordaré toda la vida en Jorge y su visión). La respuesta todos la conocemos y la solución también: rediseñar el curso en formato html o html5. Esto implica que debes cambiar la conceptualización del curso, tienes que invertir en un software que te genere este nuevo formato, tienes que invertir horas en el estudio y comprobación de la comunicación con la LMS y los estándares, tienes que invertir en la nueva programación … y como los contenidos son válidos, tienes que invertir las menos horas posibles para que el curso sea rentable, porque, evidentemente, no vas a poder cobrar el mismo (los contenidos ya están hechos y aprobados).

Este es nuestro Lunes al sol, o quizás comience a ser nuestro lunes a la sombra. No creo que se trate de hacer un nuevo modelo de negocio, estoy convencido de que el recorrido del e-learning corporativo es esencial, básico e imprescindible en el desarrollo de cualquier organización que tenga cuidado a sus empleados. Lo que creo es que todos deberíamos confiar más en unos y en los otros. Todos sabemos donde estamos, todos sabemos si nuestro modelo es escalable y hasta qué punto, todos sabemos si podemos aportar soluciones y de qué tipo. Y no dudo que todos nos esforzamos por dar a nuestro cliente el máximo de nosotros y de nuestra competencia profesional.

Y tú, organización, atreves a escuchar? Te atreves a que nuestros lunes ya no estén en el sol?

PD. Por suerte, yo no demasiado Lunes al sol … me escuchan.

Leave a Reply