El lobezno del e-learning

By 24 enero, 2014 abril 13th, 2018 Blog

¿Conoces en Jordan Belfort? ¿Y si te digo que es un conferenciante que pasea por medio mundo hablando sobre la persuasión? ¿Y si te digo que ha escrito dos libros y que ha estado en la prisión?

Quizás si te digo que un tal Leonardo DiCaprio lo interpreta de manera magistral en “El lobo de Wall Street” te sonará más. (Un apunte personal, ve a verla, es una obra maestra).

Pues bien, después de 3 horas enganchado a la silla y tres días reflexionando, me pregunto: ¿Vale la pena aprovechar tu talento de manera agresiva para ser el más grande de tu sector? En principio, la respuesta es no. Pero vamos por pasos.

Es bien cierto que todos tenemos talento. También es cierto que no todos tenemos la suerte de tener un trabajo donde nuestro talento pueda emerger (perdonad por este apunte de optimismo sabiendo que hay más de 6 millones de parados en este país donde vivimos). Y también es cierto que muchos no somos capaces de saber cuál es nuestro talento.
Los expertos y gurús del talento se hacen preguntas para conseguir hacerlo emerger de nuestras profundidades y trabajarlo. ¿Qué competencias conforman tu talento? ¿Qué tipo de valores son los que más tienes en cuenta cuando haces cambios en tu vida? ¿Cuál es tu empleabilidad? ¿En que competencias puedes mejorar? ¿Estás preparado para aceptar un cambio profesional? ¿Qué es para ti el éxito?…

Seguramente Jordan se debería de hacer alguna de estas preguntas, pero su situación personal fue una de las razones principales para arriesgarse a emprender un cambio radical en su vida, una de las razones que hicieron emerger su principal talento: la persuasión.

Llegados a este punto me pregunto: ¿hay que ser agresivo? Jordan fue un triunfador, a cambio de ser un drogaadicto para aguantar la presión y a cambio de ir a la prisión. De acuerdo que este punto de agresividad es exagerado, pero piensa por un momento que has creado una empresa donde aprovechas tu talento y tus conocimientos como gran profesional. ¿Qué harías?

Yo monté hace 7 años Designtraining, y hace más de 12 años monté otro “chiringuito” que fue un fracaso (algunos lo recordaréis). Todavía hoy no tengo demasiado claro si tengo que ser más agresivo en la venta. Supongo que el talento lo tengo, porque entonces no estaría aquí. Supongo que el trabajo lo hago medianamente bien, porque si no, con la que está cayendo, no estaría aquí. Pero… ¿tendría que ser más agresivo? ¿Tendría que ser un lobo del e-learning? ¿Tendría que planear un ataque en toda regla en el sector vendiendo lo que hago como si fuera el nuevo Ferrari pero a precio de un Dacia?

A veces pienso que sí, y la mayoría a veces pienso que no. Que tendría que ser algo más agresivo, sí. Que tendría que intentar que mis potenciales clientes me tengan en cuenta, también… Pero tengo un problema, que supongo que tiene mucho que ver con la personalidad y no tanto con el talento: Designtraining soy yo, y yo soy como soy… y de momento soy un cachorro del e-learning. Eso sí, aviso, todos los cachorros acaban creciendo, y el lobezno acaba convirtiéndose en lobo.

Por cierto, te dejo 8 minutos donde podrás disfrutar del talento en la máxima expresión.

Join the discussion 2 Comments

Leave a Reply

© Copyright 2018 Designtraining

Usamos cookies para brindarle la mejor experiencia en línea. Al aceptar que acepta el uso de cookies de acuerdo con nuestra política de cookies.

Privacy Settings saved!
Configuracion de Privacidad

Cuando visita un sitio web, puede almacenar o recuperar información en su navegador, principalmente en forma de cookies. Controle sus servicios personales de cookies aquí.

Estas cookies nos permiten contar las visitas y las fuentes de tráfico, para que podamos medir y mejorar el rendimiento de nuestro sitio.

Realizamos un seguimiento de la información anonimizada del usuario para mejorar nuestro sitio web.
  • _ga
  • _gid
  • _gat_gtag_UA_12625315_1

Rechazar todos los servicios
Acepto todos los servicios